El Servicio de Software supone la aplicación de esquemas y métodos industriales a la producción de software, con la intención de ofrecer a los clientes productos “de calidad” que den respuesta a sus necesidades. De esta forma, el cliente puede optar por el desarrollo tradicional con todas sus incógnitas o por productos de software desarrollados con métodos formales de certificada calidad internacional. La contratación de un proyecto a través de la Factoría, supone externalizar el desarrollo del producto, sin embrago, el cliente pueden determinar su nivel de participación en cada una de sus fases e, incluso, asumir el mantenimiento posterior del producto si lo desea, o encargárselo a una empresa diferente.

Sin duda, hablar de Software Factory nos imaginamos una sala repleta de programadores desarrollando código sin valor añadido más que el convertir procesos en programas. El puntal de esta oferta de servicios nos la encontramos principalmente en empresas de Software Factory de la India y China, aunque en otros países no tan conocidos en este sector también existe una oferta muy amplia y de gran calidad.

El éxito de este modelo industrial de desarrollo de software se basa en dos temas relevantes. El primero tiene que ver con los costes del desarrollo, especialmente en los relacionados con la optimización de los recursos humanos, el costo directo de ellos, y los tiempos asociados al desarrollo. El segundo tiene que ver con los métodos utilizados para el desarrollo y gestión de los procesos, especialmente en los que tienen que ver con modelos de desarrollo, calidad, estabilidad, mantenimiento y gestión.

Lo cierto es que al menos que la compañía sea del tipo multinacional, siempre aparecen dificultades de comunicación y coordinación al momento de controlar el desarrollo externo, sobre todo si se realiza al otro lado del mundo. Las principales causantes suelen ser el idioma, la cultura empresarial, la diferencia horaria y la distancia. En este sentido se ha desarrollado un nuevo concepto para las actividades de Software Factory, el nearshoring, esto es, el outsourcing cercano para actividades de este tipo. Es decir, existen mayores garantías aún, si la externalización es cercana, y donde esta cercanía puede ser Geográfica, Cultural o Idiomática.

Oscar Aguirre

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.