Desde mi primer momento de contacto con la estrategia Océanos Azules de Chan y Renée, me impresionó lo divergente del punto de vista donde encontrar espacios de innovación. Cualquiera otra se refiere a estudiar necesidades y ámbitos de soluciones en mercados conocidos, sobre tecnologías estudiadas o a través de áreas de negocios normalmente dentro de los espacios recurrentes o al menos discutidos. Pero en este caso, se plantea algo totalmente distinto, un escenario poco probable de ser considerado, y que permite desarrollar el alto desempeño compitiendo en sectores no congestionados o espacio de mercado no disputados, con abundantes oportunidades de crecimiento rápido.Pero, cómo esto es posible? Cómo una empresa puede llegar a un espacio de mercado no disputado? Cómo podría encontrar un nuevo grupo de clientes que por tradición no es cliente del sector? En principio modificando las fronteras del sector actual (océano rojo) y explorando hacia uno desconocido, pues comúnmente un océano azul nace desde uno rojo.

Los océanos rojos o mercados conocidos, han llegado a puntos de saturación donde no hay mas alternativa que entrar en una guerra de precios y aceptar pequeños márgenes para seguir viviendo. Producto de esto mismo, y unido a los escasos elementos de innovación aplicados, cada día los productos y servicios son mas parecidos, y los clientes eligen cada vez mas sólo por precio.

La estrategia de océanos azules se sale de los modelos tradicionales enfocados a la competencia en mercados tradicionales, a pesar de que como podemos ver en nuestra historia siempre han estado presente. Estos océanos azules por el contario aparecen como una invitación distintas, novedosa, conceptualmente innovadora, que plantea hacer justamente lo que no hace el resto, y alejarse de la estrategia de la ventaja competitiva, que busca a toda costa superar el rendimiento de sus competidores aunque sea en algún pequeño espacio del mercado.

Tradicionalmente las compañías que han tenido el liderazgo en determinados mercados durante algunos años, lo han perdido en los años siguientes. Motorola por ejemplo en el año 1993 tenía el 80% del mercado de los teléfonos celulares, y en los años siguientes apareció Nokia arrebatándole mas del 40% del mercado con una oferta algo diferente, y así sucesivamente hasta llegar al liderazgo actual del iphone. Es decir, una lucha incansable y sin tregua por tomar posición de un determinado mercado a través de mejoras o evoluciones en el producto, o importantes innovaciones podrían decir algunos otros. Sin embargo, a mi me parece que una innovación indiscutible y profunda, mas allá de intervenir el producto mismo, está en lograr encontrar un mercado desconocido para todos, o al menos donde la competencia es muy poca o ninguna, es decir desarrollar los océanos azules.

Pero si estamos acostumbrados a que nuestras compañías de un mismo mercado hacen casi lo mismo, y nos hemos habituado a gastar nuestros esfuerzos para poder compartir estos mismos espacios, cómo hacemos entonces para salir de este?. Una alternativa es atrevernos a mirar hacia fuera para tratar de ver lo que otros no ven, otra distinta es apoyarnos en las tecnologías emergentes o cambios tecnológicos para crear espacios que no existen actualmente, es decir, anticiparnos a las necesidades que seguramente vendrán, o a satisfacer necesidades que hasta ahora no era posible por falta de tecnología.

Para los suizos el reloj es una obra maestra, donde la ingeniería y la artesanía se juntan sutilmente para crear una “joya” que puede entregar la hora exacta y que por supuesto pocos pueden pagar. Por esto, los suizos fueron líderes mundiales en venta de relojes hasta que el cuarzo apareció. En ese momento, los japoneses visualizaron un nuevo mercado, uno inexistente hasta ese momento, aquel que cubre la simple necesidad de conocer la hora y no tiene dinero para pagar la joya o simplemente no le interesa, un mercado que permite que todo el mundo pueda tener acceso a un reloj a muy bajo precio. De la misma forma como Ford con su modelo T creo el nuevo mercado de los automóviles de producción masiva. En ambos casos, la buena mezcla entre necesidad y tecnología emergente permite la creación de un nuevo océano azul.

Los cambios tecnológicos y las nuevas tecnologías ayudan de sobre manera en el desarrollo de océanos azules y afectan comúnmente los nuevos modelos de negocios. La investigación y estudio de estos nuevos elementos son herramientas importantes al momento de buscar estos nuevos espacios. Por otro lado,  ya hemos aprendido que la mayoría de los clientes no saben lo que quieren. Por lo tanto, ellos no nos indicarán, en la mayoría de los casos, que les debo yo ofrecer, si no mas bien el desafío es como yo logro visualizar que es lo que indirectamente me está diciendo que necesita. Ese puede ser un océano azul, y que sin el análisis de sus actividades y prácticas es imposible que nosotros podamos imaginar. Normalmente estos océanos azules están expresados a través señales débiles de los futuros usuarios o clientes.

En un proyecto de Innovación hay 3 tipos de tareas: Las primeras son las tareas que nosotros ya hemos realizado antes, es decir tareas del pasado, comúnmente desarrolladas en mercados muy competitivos. Las segundas son las tareas que otros ya han realizado y nosotros no, es decir tareas que ya no son novedad y por lo tanto son desarrolladas en muchos mercados. Y por último están las tareas que no ha hecho nadie, están son las importantes, especialmente porque aquí se encuentran los futuros océanos azules. La anticipación es muy importante en este espacio, pues los océanos azules se transforman rápidamente en océanos rojos.

Oscar Aguirre

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.