Estamos estructurados naturalmente para obtener inmediatamente los beneficios de nuestras acciones. El hombre salía a cazar cada vez que tenía hambre, de la misma forma que todos los animales, recorriendo y poblando el mundo entero. Debieron pasar miles y miles de años, hasta el neolítico, para que pudiera entender que debía almacenar alimentos.  Sabemos sobrevivir en el momento actual, pero nos cuesta trabajar para el futuro, preferimos la gratificación inmediata. Para pensar hoy en el futuro, tienes que ahorrar, tienes que posponer cosas, tienes que invertir, tienes que desplazar tus recompensas para el futuro. Esto es precisamente lo que requieren los negocios, cuando se parte desde cero, y la mayoría no está acostumbrado a ello.

Por otro lado estamos programados mentalmente para desarrollarnos dentro de nuestra zona de confort. Hay un interesante ejemplo que cuenta que, el camino que recorren las vacas lo siguen las vacas siguientes, de forma tal que por repetición fácil se transforma naturalmente en el camino de las vacas. Dice la historia, que las calles de Boston en Estados Unidos se crearon sobre las antiguas calles de las vacas. Al costado de estos caminos de animales se fueron instalado las primeras casas y los primeros edificios del antiguo Boston porque era mas fácil moverse e un lado a otro. Esto implica que nos cuesta cambiar, por lo tanto nos cuesta innovar, de manera que tenemos que esforzarnos por hacer cosas distintas.

Lo anterior nos indica que el principal obstáculo para desarrollar un proyecto empresarial no son las finanzas, no es el gobierno de turno, si no mas bien, somos nosotros mismos. Para poder romper esta inercia, salir del espacio de confort, se requiere “Pasión”, pues sólo la pasión nos puede llevar a dar el salto hacia la innovación.

En la mayoría de las Universidades de los paises latinoamericanos, los estudiantes son preparados para ser profesionales técnicos, altamente calificados para investigación y para la solución de problemas técnicos. Sin embargo el desarrollo de estos mismos paises requiere innovar para crecer. Ya la mayoría de las organizaciones mundiales, como el Fondo Monetario Intenacional, califica a las economías del mundo como: economías basadas en los recursos, economías basadas en la eficiencia y en economías basadas en la innovación. Y es justamente en las economías basadas en la innovación donde se producen los países desarrollados. Por otra parte, los países son innovadores porque sus empresas son innovadoras, y sus empresas son innovadoras porque sus profesionales son innovadores. Lamentablemente la formación de innovadores es distinta a la formación de técnicos, lo que hace mas difícil para nuestros profesionales tomar el camino del emprendimiento. El desafío para emprender es entonces: “salir del camino de las vacas”.

Oscar Aguirre

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.